Hay una larga tradición conservera en España, encaminada a preservar fuera de temporada los productos de excepcional calidad que nos ofrecen nuestras costas y nuestras huertas.